Dormir es una actividad fundamental de nuestra vida cotidiana, nos renueva de energía para encarar cada nuevo día.
Seguramente te pasó alguna vez… te despertas por la mañana con nulas ganas de levantarte y comenzar el día. La mayoría de las veces, esto está directamente relacionado a la falta de sueño y descanso. 

A continuación te compartimos una serie de tips y hábitos saludables para mejorar la calidad de sueño: 

• Establecer un horario para acostarse y levantarse que puedas respetar todos los días. Se estima que la mayoría de los adultos necesitan dormir 7 u 8 horas de forma uniforme todas las noches. De esta forma, el cuerpo se acostumbrará y confiará en que tendrá un descanso adecuado cada día. Los cambios de horarios repentinos y recurrentes aumentan la probabilidad de padecer problemas graves en la conciliación del sueño. 

• Incorporar una rutina nocturna que asociamos mentalmente con el momento de ir a dormir. Por ejemplo, ponerse el pijama, lavarse los dientes o dejar la ropa lista para el día siguiente.

• Asegurarse de que la habitación sea un espacio agradable y cálido. Un espacio con luces bajas, sin ruidos y temperatura media.

• Evitar pensamientos reflexivos relacionados con problemas y preocupaciones que tenemos que resolver pronto. Para esto, destinar momentos del día en los que podamos analizar y pensar modos de actuar para afrontarlos.

• Revisar la vida útil de la almohada que estamos usando ya que es probable que ya necesite un cambio o no tengamos la indicada para nuestra forma de dormir. Mirá todas las que tenemos disponibles acá.

• Verifica el estado de tu colchón, quizás sea tiempo de cambiarlo o reveer el material que se está utilizando. Te compartimos consejos para elegir el mejor colchón para vos.